Aurora boreal

by mdogarle on 22, març, 2010

Aurora boreal
Asa Larsson
Seix Barral, 2009
381 pág.

En uno de nuestros anteriores posts, el dedicado a Camilla Lackberg, ya hacíamos referencia al auge de la novela negra sueca y a la multitud de estupendos autores nórdicos que están nutriendo nuestras estanterías. El esquema que apareció en el periódico Público sobre estos autores es muy ilustrativo.

Había oído y leído algunas cosas sobre Asa Larsson y su libro me ha parecido muy entretenido, aunque encuentro que el final es un poco precipitado.

Está protagonizado por la abogada Rebecka Martinsson  (nombre con el que la autora homenajea al protagonista de las obras de Sjöwall y Wahlöö, Martin Beck). La historia empieza cuando una antigua amiga  le pide ayuda porque su hermano Viktor, una especie de predicador superventas de esas congregaciones nórdicas tan austeras y sectarias,  ha aparecido brutalmente asesinado en la iglesia.  Mal que le pese, Rebecka decide acudir en su ayuda y volver a Kiruna, su ciudad natal, aunque eso signifique reencontrarse con su pasado y revivir la época en la que ella misma era parte de la congregación.

He de reconocer que cuando más me gusta leer este tipo de novelas es en verano, con nuestros típicos treinta y tantos grados…  y todos esos personajes soportando un frío alucinante, rodeados de nieve y ventiscas…. ¡reconfortante!

A ver si para este verano ya tenemos en nuestra colección el segundo libro que se ha traducido de la autora, Sangre derramada. Por lo menos, el título ya promete.

Encuéntralo en la biblioteca

One Response to “Aurora boreal”

  • Ana escrigué:

    Hola Mariola,
    Desde antes de Pascua que no entraba a este blog y me ha hecho mucha ilusión ver tu post sobre este libro, que yo acabo de leer. Comparto tu opinión, pero no conozco tanto la literatura sueca como tu.
    A mi también me gustan los relatos ambientados en los paisajes nórdicos. Sin embargo, disiento contigo en que pueda reconfortar pensar en frío, nieve y ventiscas, aunque sea durante el sofocante verano valenciano.
    Saludos desde Bruselas.
    Ana Martínez.