Off

Donald Ray Pollock

by lmolinos on 10, novembre, 2014

Knockemstiff Donald Ray Pollock (Ohio, 1954) trabajó durante 32 años en una fábrica de papel. En 2009 se graduó en la Universidad Estatal de Ohio y escribió Knockemstiff, su primer libro. Su andadura literaria adquiere así un inicio tan tardío e inesperado como fulgurante.
“Veo lo mejor y lo apruebo, pero elijo lo peor” sentenció Ovidio en su Metamorfosis (VII, 20), manifestando así la terrible incongruencia de la naturaleza humana así como su funesto destino, el de ser afectado por las circunstancias al punto de pervertir su intuición.
Muy al contrario que la sentencia de Ovidio, los protagonistas de ‘Knockemstiff’ ven lo peor y lo eligen, pues “sabiendo que somos como somos no podemos hacer otra cosa”, cediendo a las circunstancias con desidia como una gota de agua sumergida en un océano de maldad.
‘Knockemstiff’ es un viaje en carne viva a lo que hay de más crudo en la desolación cotidiana de un lugar sin historia, una hondonada intolerable, donde no sucede nada especial, tan solo el horror de unas vidas abandonadas y arrojadas a un abismo que se repuebla sin pausa, bajo su propia cadencia.
No hay libertad para ellos, tan solo para quien lee, o quizás ni eso, pues permanecerá atrapado en ‘Knockemstiff’ para mucho tiempo, un escenario tan perturbador como atrayente.

el dablo  todas horasPollock usa un lenguaje limpio, directo y descarnado, sin rodeos. A cada relato se tiene la sensación de que no sobra ni falta una sola coma, que el pulso narrativo es siempre el justo, dejando manifiesto que la repulsión moral puede caminar junto a un gran placer literario.
En 2011, después de un periodo de tres años, publica su esperada primera novela ‘El diablo a todas horas. Continúa con la árida descripción de personajes sin careta, seres abocados a la derrota, para hablar de perdón, redención, venganza… mediante historias entrelazadas unidas en una gran novela negra que intenta retomar la intensidad de sus anteriores relatos. En definitiva, una majestuosa descripción de la sordidez humana, sin aspavientos, sin moralina. Realismo sucio en estado puro.

Recomendado por Ricardo Enríquez.

Encuéntralo en la Biblioteca

Comments are closed.